Header Ads

4.3. ¿Qué son las tarjetas y que tipos hay?


Si te soy sincero soy un poco despistadillo. No para cosas importantes pero sí en muchas cosas del día a día. Soy un gran experto en dejarme cosas por las sillas de cafeterías o en las aulas. En los viajes soy el típico que se le olvidan la mitad de las cosas, y si me pides que te traiga algo al día siguiente lo normal es que no me acuerde. Y es que mi madre siempre decía que si no tuviera la cabeza pegada, la perdería en algún sitio.

¿Y por qué te cuento todo esto? Pues porque menos mal que existen las tarjetas. No te imaginas la cantidad de veces que se me ha olvidado sacar dinero de los cajeros y este pequeño trozo de plástico me ha salvado la vida.

¿Qué son las tarjetas?

Las tarjetas  son medios de pago que nos pone a disposición un banco o un comercio.

Ya que es realmente cómodo llevarlo en la cartera, puedes pagar con ella en la mayoría de sitios y te permite ir con más seguridad que llevar efectivo encima, las tarjetas se han convertido en una parte imprescindible de nuestras vidas. De hecho, si quieres alquilar un coche, un billete de avión o reservar un hotel, lo normal es que necesites una tarjeta.

Los principales tipos de tarjetas son:

1. Las tarjetas bancarias. Las proporcionan los bancos y te permiten sacar en los más de 40.000 cajeros automáticos de España. El país que tiene más por habitante. Si es que para vías de tren, aeropuertos y cajeros somos unos súper campeones. Amazing.
2. Tarjetas no bancarias. Las proporcionan los comercios y sólo sirven para comprar en sus establecimientos (siempre me pasa que me viene a la cabeza el corte inglés como ejemplo).
3. Tarjetas de fidelización. No son medios de pago. Sólo sirven para acumular puntos y conseguir descuentos y regalos.

Nosotros en este apartado nos vamos a centrar en las tarjetas bancarias.


Las tarjetas bancarias están asociadas a una cuenta bancaria. Pueden ser de débito, de crédito y monedero.

De débito

Las tarjetas de débito son las que están asociadas a una cuenta corriente o de ahorro. Si usamos esta tarjeta estamos pagando directamente con el dinero de esa cuenta.

Por tanto, permiten sacar dinero de los cajeros y pagar en los comercios. En ambos casos el dinero se nos descuenta de manera inmediata, por lo que hay que tener fondos en la cuenta para poder hacer estas operaciones. Esta es la principal diferencia entre las tarjetas de débito y las de crédito.

En ocasiones el banco puede permitirnos pagar sin fondos (hasta un límite), pero no es aconsejable ya que como ya explicamos los intereses de esta situación, descubierto en cuenta o números rojos, son elevadísimos.

De crédito:

Cuando tengo una tarjeta de crédito el banco me está prestando dinero hasta un cierto límite, sin que yo tenga que tener nada de dinero en mi cuenta.

Pero recuerda que siempre que nos piden prestado ¿qué es lo que pasa? Eso es, que tenemos que devolver el dinero MÁS unos intereses. La devolución del dinero prestado debe ser siguiendo los plazos que se han pactado. 

Tenemos varias modalidades de pago:

- Pago mensual por la totalidad. Es la más habitual. Se paga todo lo gastado con la tarjeta el primer día del mes posterior, con lo que el día 1 nos restan el dinero de la cuenta. Si usamos esta modalidad no hay que pagar intereses.
- Pago aplazado.  También llamada tarjeta revolving. Como dijimos en el tema anterior, con estas tarjetas te cobran una cuota fija al mes que tú mismo eliges donde se incluyen los intereses. Si esta cantidad es muy pequeña, puede que pasen muchos meses hasta que pagues toda la deuda y mientras se siguen generando intereses que pueden hacer la deuda más grande, entrando así en una trampa mortal.

Esta modalidad puede hacer que lleguemos a pagar más de un 20% de intereses. ¿Has visto la película de gladiator cuando le clavan el cuchillo y lo sueltan a pelear? Pues eso es lo que te pasa más o menos.



Tarjetas monedero.

También llamadas de prepago, permiten realizar pagos hasta un límite previamente pactado tras ingresar el dinero por caja o a través de la cuenta bancaria. Una  tarjeta especial de este tipo es la virtual, creada únicamente para pagar por internet. Le cargas el saldo con el que quieres comprar y sabes que si hay un fraude ese el máximo que puedes perder. 

Una de mis alumnas llevó esta tarjeta monedero a Berlín. Su padre le había cargado una cantidad dinero. Cuando se lo gastó, llamó a casa y su padre le ingresó un poco más. De esta manera su padre se asegura que su hija sólo puede pagar con la tarjeta hasta el límite que él quiera y la niña pudo viajar sin miedo a perder el efectivo y sabiendo que siempre le podrían ingresar más. Pues todos contentos.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.