Header Ads

3.1. EL ANÁLISIS FINANCIERO DE LA EMPRESA


El análisis financiero estudia el equilibrio financiero a corto plazo y largo plazo a través de la solvencia y liquidez de la empresa.

-          La liquidez indica la capacidad que tiene la empresa de convertir sus activos en dinero para así poder hacer frente al pago de sus deudas más a corto plazo.
-          La solvencia indica la capacidad de la empresa para hacer pago a todas sus deudas a largo plazo. Para ello es necesario que el valor del activo (inversiones) sea superior al pasivo (deudas).

La empresa desea llegar un equilibrio financiero, es decir aquella situación que permite a la empresa financiarse para llevar inversiones rentables y a su vez afrontar el pago de las deudas en su plazo.

Para conseguir este equilibrio financiero es importante cumplir el principio de prudencia financiera que dividimos en dos.

1. Los activos no corrientes, que son los que van a estar mucho tiempo en la empresa, deben estar financiados por fondos permanentes, es decir, por el patrimonio neto y el pasivo no corriente (deudas a largo plazo).

Es lógico, sería un error comprar una gran máquina que nos van generar cobros durante 20 años y pedir un préstamo a 8 meses (pasivo corriente), ya que no habrá pasado el tiempo suficiente para generar el dinero necesario para devolver el préstamo.


2. Los activos corrientes, que son los elementos que se renuevan varias veces en un año (por ejemplo, vendemos existencias varias veces en un año), deben estar financiados por deudas a corto plazo (pasivo corriente), pero también por fondos permanentes. Es necesario que el activo corriente sea mayor al pasivo corriente. 

La razón de ese último requisito se debe a la corriente de cobros y la de pagos:

Corriente de cobros. Las materias primas se transforman en productos (existencias), se venden (y pasan a realizable) y más tarde se cobran (y pasan a dinero disponible).

Corriente de pagos. La empresa para llevar su actividad tiene deudas a corto plazo (pasivo corriente) que debe pagar con el dinero disponible en un plazo menor a un año.


La idea es que la empresa coja el dinero disponible de la corriente de cobros y lo use para hacer los pagos a medida que van surgiendo. El problema, es que el ritmo de cobros y pagos no tiene por qué coincidir. Tal vez no vendamos las existencias a tiempo y no podamos llegar a tiempo para hacer frente a la corriente de pagos.

Por ello, siguiendo el principio de prudencia financiera, siempre guardaremos un fondo de seguridad por si tenemos algún retraso en la corriente de cobros. Este colchón de seguridad es lo que llamamos fondo de maniobra.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.