Header Ads

El porfolio de actividades en secundaria y bachillerato

Este año he añadido un porfolio de actividades muy completo a mis asignaturas. En él, no se incluyen las típicas preguntas  que vemos en los libros de texto en las que el alumno debe buscar la respuesta y contestar. Al contrario, encontramos lecturas donde hay que reflexionar, vídeos de todo tipo, actividades de indagación, proyectos más elaborados a realizar, además de los típicos tipo test.

Este porfolio me ha permitido una nueva metodología en la que he reducido los exámenes de "vomitar contenidos". Llevaba años buscando alternativas al típico examen de dos temas en los que los alumnos al final seleccionaban unas preguntas y luego simplemente expulsaban contenidos como borregos.

Como ya dije en el artículo en el que comparaba a chiquito de la calzada con la manera en la que veía la educación, nos quejamos de los alumnos no piensan ni reflexionan, pero nos limitamos a calificarnos principalmente a través de cuestiones teóricas. Incongruente.

Con el porfolio de actividades consigo una flexibilidad total. Establezco una serie de días en el que los alumnos tienen los últimos 20 minutos para contestar las actividades, que ya conocen de antemano.  Ellos pueden elegir cuáles hacen cada día y repartirse a lo largo de un par semanas su propia carga de trabajo. De esta manera se acaban los "no me viene bien esta fecha" "no me estudié eso porque pensaba que no era importante" "ayer por la tarde tuve que llevar a mi hermano a....". Al fin y al cabo, los alumnos tienen que conseguir unos objetivos. ¿Qué mas da sin los consiguen el día 2 o el 15?

Además, como las actividades implican una mayor reflexión, y en muchas ocasiones no hay una respuesta clara, los alumnos buscan cooperación en casa. Me cuentan que pasan horas debatiendo por whatsapp (de algo tenía que servir por fin el móvil) y buscan mucha información en internet. Es curioso, porque después de que los alumnos hayan empleando horas compartiendo ideas y consultando webs, tienen que hacer un resumen de todo lo aprendido y todavía piensan que engañan al profesor porque "se copian de internet", cuando lo que han hecho es emplear horas hasta llegar a una conclusión. 

El porfolio de actividades también me permite una atención a la diversidad, ya que me permite decirles a los alumnos que actividades son necesarias para aprobar y cuáles para tener una nota superior. También puedo modificarlas según los intereses de los alumnos. Por ejemplo una actividad consistía en analizar la brecha salarial entre hombres y mujeres, y le pregunte a una niña musulmana si le interesaba indagar sobre la desigualdad de las personas musulmanas. La niña respondió con entusiasmo e hizo una exposición antológica.

Estoy encantado con el porfolio y animo a todos a utilizarlo. En el último trimestre me he animado a hacer la evaluación ordinaria de muchos temas con este instrumento como herramienta principal y estoy encantado con el resultado. Incluso alumnos que a veces te rellenan media cara en las pruebas escritas, me hacen 6 o 7 folios, y los alumnos excelentes llegan a hacer auténticas obras de arte. 

La dictadura de los exámenes llega a su fin.


No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.